Entre Estrellas contactó a la antagonista de Yo soy Betty la fea , la novela que veinte años después de su estreno reconcilió a los colombianos con RCN Televisión. Así fue la conversación con Marce, la novia de Don Armando.
Foto: Instagram Natalia Ramírez

 EE:  ¿Te pegaste nuevamente al repetición de Yo soy Betty la fea por el Canal RCN?
Poco. En realidad soy muy crítica conmigo misma y prefiero no enfrentarme a los demonios del pasado. Cuando veo cosas de Marcela, mi personaje, que no me gustan ahora sufro mucho. No he podido asimilar que es algo difícil de remediar. Fueron cosas que pasaron hace 20 años. Yo estaba en otro momento actoral.

 EE:  ¿Esta rola contenida y directa aguantó el paso del tiempo o la ves como un personaje desteñido?
Fue un personaje muy redondo, muy rico en matices. La amé.
Objetívizala como si tú fueras del Cuartel de las Feas. Marcela era detestable.
-Pienso que me irritaba su falta de carácter, aunque pareciera lo contrario. Yo jamás me hubiera aguantado a un Don Armando. ¡Qué falta de autoestima!

Foto: Instagram Natalia Ramírez

 EE:  ¿Si hoy te ofrecieran ese mismo papel, qué le quitarías y qué le pondrías a ‘Marce’?
Nada. Ya se fue así. Nunca me defraudó mi trabajo. Pensándolo bien, creo que siempre debió tener el pelo negro y un poco largo, como lo lució en los últimos cápitulos.

 EE:  ¿La volverías a interpretar con la misma clase y estilo de hace dos décadas?
La adoro.

 EE:  Sentemos al ‘moscorrofio’ de Betty en el banquillo de los acusados. Era una quita marido.
Por supuesto que fue una quita maridos. Ella era la mala y no Marcela, ni la Peliteñida.

 EE:  ¿Qué sanción se merecía Betty por quitarle el marido a su jefa?
A ella nada. A Armando, o mejor a todos los hombres como él, sí deberían una amonestación por inquietos e infieles. Ojalá ellos se concentraran en una sola mujer.

Foto: @actriznatalia

 EE:  Desde el punto de vista ético fue corrupta.
No tanto, pero casi. Por poquito, como decimos en Colombia. Gaitán la redimió, finalmente, cuando replanteó el conflicto de la doble contabilidad de la empresa y todos esos rollos del autoembargo.

 EE:  ¿Es cierto que el libretista debió cambiar el conflicto del manejo de los dineros de Ecomoda por la presión de la opinión pública?
Así es. Regrabamos las escenas porque ya se habían hecho de otra manera. Imagínate lo difícil que fue para todos nosotros.

Foto: Instagram Natalia Ramírez

 

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre