Entre estrellas consultó al coach, Vicente Padilla, quien habló de los mitos que rodean los cuernos femeninos. Su punto de vista les abrió a todas una nueva oportunidad para echarse unas canitas al aire, sin remordimientos

Foto: captura de pantalla.

El concurso vivió en un estado de aislamiento hasta hace unas semanas, cuando aparecieron Elías Lacouture, el rey de este año, y Eleonora Useche, la Señora Norte de Santander. Él, con novia; y ella, casada, aprovecharon el flechazo en Ibagué para traicionar a sus respectivas parejas. La polvareda de estos bellos recorrió las calles del terruño musical, hasta que pegó el salto en los medios nacionales. En este escenario llegó el juicio para la reina infiel. El vestigio de la inquisición en la sociedad colombiana le dio el título poco digno de ‘puta’, mientras que Elías volvía a alzar sus brazos en señal de triunfo por la revolcada que se pegó con la mujer del prójimo. Y eso que había faltado a unos de los mandamientos bíblicos del catolicismo. La prensa, una vez más, no hizo el acto de contrición, y se lanzó, como si fuera un investigador privado medio pelo, a la búsqueda de los detalles morbosos que cercaron a los amantes furtivos. Algunos hubieran dado todo el oro y el moro por saber en qué condiciones quedó el vestido de coronación de Eleonora ante la avanlancha de besos y la lluvia de caricias. Eleonora, al parecer había sido infiel, como muchas esposas y novias del país. Sólo que su caso fue descubierto.

 

Entre estrellas consultó al coach, Vicente Padilla, quien nos dio luces para redefinir y entender la infidelidad femenina. Estas son sus apreciaciones.

¿Por qué la gente es infiel?
Es un tema muy cuestionado y criticado desde una óptica moralista y religiosa. Podría estar motivada por las inseguridades de unos o los deseos reprimidos de otros. Las motivaciones de cada persona son diferentes. Es dificil detectar qué los mueve a buscar una persona distinta a su pareja.

Mister Mundo Colombia
Foto: captura de pantalla

La visión femenina de la infidelidad
Antes de juzgar, criticar y señalar al infiel, pregúntense primero por qué le molesta tanto de los demás. ¿En qué me veo reflejado para que nos pertuben casos como el de Eleonara? ¿Cuántas infidelidades de mente he tenido sólo porque me he tenido el valor y coraje para hacerlo? ¿Cuántas veces he sido infiel conmigo mismo? Respóndase estas preguntas con honestidad, no se autoengañe, no oculte su verdad, como una manera de no asumir las responsabilidades de su vida. Retomando el tema religioso y moralista, el que esté libre de pecado que lance la primera piedra.

¿La sociedad moderna es más infiel?
La infidelidad femenina siempre ha existido, sólo que hoy, gracias al empoderamiento y libertad, la mujer no soporta el sometimiente, el maltrato y la insatisfacción sexual. Unos cuernos podrían definir la realización de ellas. Una infidelidad les otorga su derecho a ser.

La señora Norte de Santander ya tenía cierto reconocimiento antes del escándalo como modelo de un festival de danza árabe. Sólo que los supuestos cuernos la proyectaron con fuerza en una sociedad machista.

La Señora Norte de Santander fue imagen de un festival de danza árabe

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre