EL Rey del Acoredón vendió los derechos para llevar su vida a la pantalla chica. Pero, el proyecto no arranca debido al aparente desinterés de las directivas de la cadena televisiva, confirmó el artista durante una conversación en la cual dijo que tiene más alma de rockero que de cantante vallenato. Así habló con Entre Estrellas. 

Maestro se va a poner viejo y no va a ver la bionovela inspirada en su vida. ¿Qué pasó con este proyecto?
-Se le vendió a RCN Televisión, aunque también lo quería Caracol. Total, no han hecho nada. Cada rato cambian de productores, directores y no sé que más. Ya me pagaron los derechos y nada que arranca el proyecto.
¿Qué partes de su vida autorizó?
-Muchas cosas: la paliza que me dieron en Venezuela, la etapa junto a los Corraleros de Majagual… Si el proyecto se concreta empezaría por mi infancia, cuando era un niño prodigio del acordeón que tocaba en los buses de Bogotá.
¿Usted ha sido como Mick Jagger o Diomedes Díaz, a quienes les gustaba meterse cositas por la nariz? Maestro, ¿ Ha vivido ese tipo de procesos de drogadicción?
-No. Yo no tomo ni Coca-cola. Por fortuna siempre he estado bien sin necesidad de drogas.
¿Qué actor quiere ver como protagonista de su novela?
-La verdad es que no tengo un nombre a la mano. Lo que siempre he pensado, y he tratado de reunirme con la gente de RCN, pero no me atienden, es que la historia se concentre en el origen de mis famosas canciones.
Como una especie de ‘Dónde nacen las canciones’.
-Sí. Que un capítulo estuviera inspirado en ‘Anhelos’, otro en ‘Dos Mujeres’, uno más en ‘Festival en Guararé’…en fin. He pedido muchas citas, pero no me las han dado. No sirvo para rogarle a la gente.
¿Cuáles son las canciones de su vida?
-Son muchas. Le voy a nombrar unas cinco: ‘Ojos indios’, ‘Anhelos’, ‘Festival en Guararé’, ‘Ojos gachos’, ‘Diario de un borracho’, que fueron grandes éxitos.
Toda telenovela cuenta en su eje argumental con una historia de amor. ¿Cuál ha sido la suya?
-La que tengo con mi esposa. Antes de casarme tenía diez hijos y con ella tuve dos más.
O sea que ella lo aquietó, o si no hubiera seguido vagabundeando.
-Como dicen los cartageneros: ‘Orbio’.
¿Qué piensa de los cantantes vallenatos que se revolcaron con el reggaetton y engendraron un híbrido que ha sido cuestionado por los puristas de su tierra?
-Lo qué pasa es que ellos no tocan vallenatos, porque no lo sienten. Los nuevos cantantes son jóvenes que tienen formación de escuela, a diferencia de los artistas de mi generación que componemos y cantamos de forma silvestre. Ellos se metieron al mundo del reggaetton por el interés del dinero.

Foto: Instagram @alfredogutierrezmusic

¿Qué opinión tiene de la propuesta musical de Silvestre Dangond?
-Dicen que es vallenato lo que cantan porque es tocado en acordeón. Pero, del corazón no les sale el vallenato.
Yo puedo titular sin temor a meterme en líos: Alfredo Gutiérrez asegura que Silvestre no canta vallenatos.
-Lo sabe cantar y muy bien. Pero, lo que graba no es vallenato.
¿Y si yo le doy mucha plata para usted grabe un reggaetton lo haría?
-Yo canto de todo. En la tarima hago un show para burlarme del rock and rol, muy al estilo de Elvis Presley. Algunas veces he tocado champeta y otros géneros urbanos, pero sólo de manera burlesca. Jamás grabaría un reggaetton.

¿Qué otros géneros musicales escucha?
-Adoro a Mozart. Me encantan las rancheras mexicanas como las de José Alfredo Jiménez, Juan Gabriel, Vicente Fernández y Antonio Aguilar. Soy rockero viejo, de la época de Presley, los Rolling Stones y The Beatles. Me pasa lo que le sucuedió con Carlos Vives: triunfó con el vallenato, pero su alma es rockera. Hace un tiempo, Vives me llevó una banda negra del Missisispi para que nos pusiéramos a Valledupar de ruana.
¿También quiere el blues?
-Claro. La música de negros me encanta.
 ¿Cuántos años cumplió?
-Me pasé de los setenta.
Parece de 50
-Soy feliz.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre