Sofía Karpf Russi, una de las nueve aspirantes al título de Señorita Bogotá, no cumple con las exigencias del Concurso Nacional de Belleza, que debido a la camisa de fuerza de los estatutos jamás ha aceptado la participación de las candidatas que se encuentran por debajo de 1.65 de estatura sin tacones. Aún así la joven bailarina, de 1.64, fue admitida por la organización del certamen capitalino, que presiden las ex reinas de belleza María Fernanda Navia y Viviana Gómez Cortés.
  

Con la decisión, este ramillete de bellas asumió el riesgo de sufrir un tirón de orejas de parte del presidente del reinado, Raimundo Angulo, y todo porque desde un principio se propusieron enviar el mensaje de inclusión y respeto hacia las mujeres que siempre han soñado con un título de belleza.

Karpf Russi contó con suerte, atendiendo la laxitud de Navia y . No en vano en otros certámenes, como la competencia de Señorita Antioquia, los niveles de exigencia son más altos, tanto que sólo permiten la inscripción de mujeres que miden como mínimo 1.73 de estutura, en contravía al Miss Universo, en el cual permiten candidatas mucho más bajitas. Tanto es así, que Olivia Culpo, de apenas 1.70 le arrebató la corona a aspirantes más altas, y Demi-Leigh Nel-Peters, de 1.71, se impuso frente a una reina que medía 1.80.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre