Tom Bower, el biógrafo del Principe Carlos, advirtió que la Duquesa de Sussex quiere ser, a como dé lugar, la nueva Diana Spencer, pero más allá de su pasión por la moda y de su constante codeo con las luminarias del cine.

Desde su llegada a la familia real, la ex actriz norteamericana interioizó los gestos de su suegra, incluyendo el aire distante y la mirada melacólica que remarcaban las fotografías, aún en los eventos en los que debió mostrarse más extrovertida.

Meghan casi siempre se muestra frágil e infantil, como lo hizo Lady Di en sus inicios, cuando aún no se había tragado el mundo, cuando aún no conocíamos su rebelión contra las normas de la monarquía inglesa.


La esposa de Harry juega con las manos y el cuerpo un poco encorvado, a manera de una sistemática interpretación, con la misma actitud que asumió la Reina de Corazones, por los días en que se sintió presa en la jaula de oro, y por la época en que se victimizó debido a los cuernos de su marido.

Durante varios días, el equipo de Entre Estrellas analizó el comportamiento de la polémica duquesa, quien a pesar de la distancia que le puso a los platós de grabación, siguió actuando.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre