El debate está a la orden del día. Ante la salida del aire del noticiero de Daniel Coronell surgió la siguiente pregunta: ¿ el cierre se debió a la crisis de los medios o la censura?

El cierre de Noticias Uno se veía venir. Los periodistas lo hablaban en los corredores. Cada cierto tiempo aparecía el fantasma de la clausura debido a la falta de pauta comercial, o de anuncios de la industria y servicios de los grandes grupos económicos. La torta publicitaria le era esquiva. Se concentraba en los informativos de los canales privados, y en el mismo CMI, otro bloque informativo del sistema de programas del Canal 1, en Colombia. Quizá por esto, cuando el gerente Jorge Acosta reunió a todo el equipo, para anunciar que salían del aire a partir del año 2020 pocos se sorprendieron. Según el directivo, la transición de la televisión abierta a los escenarios digitales se encargó de presionar con más fuerza el acelerador de la crisis.
Cuando la presentadora Mabel Lara y Acosta salieron en directo, la hipótesis de una supuesta censura tomó un rumbo huracanado. ¿El factor que obligó a la junta directiva a tomar la decisión tenía una relación directa con la crisis generalizada de los medios o a la presión del gobierno? El gerente aseguró que no fue por censura. No obstante, y épocas de galopante polarización política, el bloque antiuribista encontró el escenario que le hacía falta para señalar que en Colombia se había atentado contra la libertad de prensa.
Desde su esquina humorística, Matador dio por hecho que hubo una mordaza contra Daniel Coronell. Y es que desde siempre ha estado en el bando del periodista. Sus agudos ‘monachos’ han tenido un punto de vista que incomoda al alto gobierno. Vladdo afirmó que «era un atentado contra la democracia».
El caso llegó a la FLIP, Fundación para la Libertad de Prensa, quencuestionó al gobierno por la salida de Noticias Uno, considerado uno de los pocos espacios informativos independientes que hay en el país. En un comunicado advirtieron que si bien no hubo injerencia del gobierno, si hubo situaciones que pudieron ejercer presión para que los socios de la cadena pública tomaran la decisión de apagar el programa informativo. La FLIP le atribuyó la hecatombe del Canal 1 al contrato de exclusividad de los anunciantes con las cadenas privadas. Lo que podría interpretarse como práctica de una competencia desleal.
Entre Estrellas conoció que si bien las emisiones serán hasta finales de año, comenzó el recorte de personal. Ante el anuncio hubo lágrimas. Los medios están en crisis. El periódico El Tiempo ha sacado más de 200 personas. La revista Semana despidió a otro tanto.
El futuro del informativo que desde el 2002 se promovió con el slogan de “la red independiente” podría mutar a una plataforma digital. Aunque otras fuentes aseguraron que sería posible transmitirlo por la televisión por suscripción.

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre