No sólo los hombres acosan a las mujeres. Lo qué pasa es que cuando ellas toman la iniciativa, los casos no tienen resonancia mediática. pero, al apuesto barranquillero le pasó.

El movimiento Mee Too cambió el prisma para mirar a la mujer. Llegó para enfatizar el feminismo. En cuestión de meses se visibilizaron los casos de maltrato de los hombres a sus parejas o a los subordinadas en los ambientes laborales. De un momento a otro, parece que el mundo hubiera descubierto que existía el acoso sexual, después de un período oscurantista en que insinuarse o pegarle a mujer no era noticia. Hollywood puso su cuota con el caso del productor Harvey Weinstein, infravalorado y odiado con razón de sobra por sus tácticas de depredador: aprovechaba su poder en el cine para ofrecer trabajo a cambio de favores sexuales. La mujer se mostró como victima de la hegemonía machista. Ellos quedaron matriculados como las voraces fieras del sexo, cuando en realidad aún quedan algunas mujeres valientes que son capaces de pedírselo a un hombre, con decisión, con don de mando, sin importar el qué dirán y los patrones establecidos de «una niña bien».

Por ejemplo, Ricky Álvarez, el hermano de Daniella Álvarez y concursante del reality ‘Guerreros’, del Canal Uno, conoció a una de ellas. Todo ocurrió en una rumba. El apuesto barranquillero estaba más joven, pero con la misma estampa de galán que lo llevó hasta los corrillos de la televisión nacional.Una mujer, veterena, de casi cuarenta años, lo invitó a su casa sin rodeos, como hacen los hombres cuando están de cacería, tal cual un lobo en celo. A Ricky no le sedujo la idea. Y eso que tenía fama de aventurero donjuanesco, quizá porque soltaba una novia y buscaba otra en cuestión de días. La hembra desaforada le dijo que lo esperaba 15 minutos, mientras él se despedía de los amigos. Le insistió. El hermano de la ex reina se hizo el dificil y desentendido. La seductora finalmente desistió. Ricky regresó un poco atortolado a su casa. Por primera vez veía a una mujer de armas tomar que decidía quién podía ser su amante

Dejar una respuesta

Escribe tu comentario
Ingresa tu nombre